ANTONIO MUÑOZ ZAMORA
Luchador por la libertad

La vida y la persona de Antonio Muñoz Zamora se ha convertido en todo un símbolo en la Almería de hoy en día. Este hombre que vio la luz el 8 de octubre de 1919 ha dedicado su existencia a la lucha por la libertad personal y de toda la sociedad y en sus días presentes a recordar a sus contemporáneos que esos derechos que hoy se disfrutan andan sobre la cuerda floja que han de sostener todos los ciudadanos.

Es la memoria viviente del horror que miles y miles de personas padecieron hasta la muerte o su liberación en los campos de exterminio de Alemania que los nazis crearon y explotaron.

La gran actividad de este almeriense estuvo anónimamente al lado de otros desde que aún no disfrutaban la mayoría de edad. Formó parte de las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil. Ahí comenzaría su pelea particular y colectiva contra la opresión.

Más tarde marcharía a Francia donde se incorporó junto con otros españoles a la Resistencia Francesa al ataque de los nazis. Estuvo en varios campos de concentración, como el de Dachau donde utilizaban a los prisioneros para descubrir las bombas que la aviación aliada lanzó con anterioridad. Después fue trasladado a Mauthausen, era el número 90.009. Allí la cámara de gas, en la que estuvo a punto de entrar y evitó gracias a la solidaridad de otro español, y el sufrimiento de subir y bajar una escalera para hacer los trabajos forzados, han dejado la mayor huella en su vida. De allí fue liberado junto al resto de prisioneros por las fuerzas aliadas. No pudo volver a España hasta 1963, pues era considerada un rojo. Ahora, trabaja desde la Amical Mauthausen, asociación contra el olvido del horror. En Almería ha logrado que se cree un monumento a esas víctimas.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es