CARMEN DE BURGOS Y SEGUÍ
Periodista

En 1867 nacía en Almería la incansable periodista y luchadora Carmen de Burgos, conocida como Colombine. Desde la capital y provincia se trasladó a Madrid tras un fracasado matrimonio y la muerte de uno de sus hijos. Allí estudiará Magisterio superior por lo que trabajará en Guadalajara hasta 1907. Su ingente obra comienza allí con la publicación de una colección de coplas populares bajo el nombre de Notas del Alma.

En su mundo entran Juan Ramón Jiménez y los poetas Andrés González y Enrique Díaz, además de Ramón Gómez de la Serna con quien entablará gran amistad. Su labor a partir de entonces se centra en defender sus ideas sobre el papel de la mujer y de algunos sectores de la población marginados.

Sus intervenciones en la prensa nacional no tienen freno. Publica sus artículos en Diario Universal, Heraldo de Madrid, La Correspondencia de España, El País o revistas como Nuevo Mundo, La Esfera o Prometeo.

Su trabajo literario lo centra en exponer las experiencias particulares que obtiene por el mundo en los sucesivos viajes que realiza por Europa. Así escribió Cartas sin destinatario y Peregrinaciones.

Otro viaje, pero en esta ocasión como corresponsal, fue el que hizo a Melilla durante la guerra en 1909. Fue la primera mujer que cubrió ese puesto. Destacado también era su papel como líder, ofrecía conferencias bajo títulos tan atractivos en la época como Misión social de la mujer o Qué es el feminismo, o La Mujer ante el derecho, ésta última en La Sorbona parisina. Sus argumentos los apoyaba con sus propios libros El divorcio en España y La mujer moderna y sus derechos.

Como poeta llegó a influenciar a Federico García Lorca con su obra Puñal de Claveles. Destacó por su lenguaje sencillo y la descripción de sus personajes.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es