CECILIO PANIAGUA
Operador de cine

Desconocido para muchos, Cecilio Paniagua fue un técnico y operador de cine de raíces almerienses que trabajó a las órdenes de grandes directores de cine nacionales y extranjeros. Nació en Almería el 8 de diciembre de 1911. Su introducción en el mundo de la imagen vino a través de la fotografía, una vez ya vivía en Madrid. En los años treinta expuso varias de las imágenes tomadas con su cámara.

En esos años es cuando se inicia en el séptimo arte con rodajes de documentales sobre Semana Santa en distintas localidades murcianas. En 1935 trabaja como segundo operador y participa en el documental La ciudad encantada de Antonio Román. Para la misma compañía, España Tobis, realiza ese año el corto Canto a la emigración. En el 42 participa en la realización de Raza de Enrique Guerner y Boda en el infierno.

Se estrenaría como operador jefe dos años más tarde con Miguel Pereyra con la película Una herencia de París. A partir de ese momento su filmografía es extensa, incluye 82 cintas. Trabajará en El camino de Babel y El testamento del virrey de Jerónimo Miura y Ladislao Vajda, respectivamente. También se incluyen Los restos del naufragio de Ricardo Franco, Novio a la vista de Luis García Berlanga o La Querida de Fernando Fernán Gómez.

Su participación en producciones extranjeras fue extensa. Como jefe de la segunda unidad trabajó en La caída del Imperio Romano de Anthony Mann, En busca del amor de Jean Negulesco y Patton de Franklin Schaffner. Cecilio Paniagua Rodríguez además fue el encargado de la fotografía en televisión para Juan Soldado de Fernán Gómez y Los Pajaritos de Antonio Mercero, entre otras producciones. Murió en 1979 en Madrid.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es