DIEGO VENTAJA
Obispo mártir

Breve fue su estancia en el cargo de obispo de Almería, apenas un año, pero suficiente para llamar la atención de los católicos de la provincia a la fe y suficiente para morir por lo que representaba. Diego Ventaja Milán se vistió la túnica sacerdotal a comienzos de siglo, tras estudiar Filosofía y Teología en la Universidad Gregoriana de Roma.

Nacido en Ohanes en 1880 realizó sus primeros encargos eclesiásticos en Granada. En un principio residió en la abadía del Sacromonte, así lo relata el Padre Tapia, ocupando el puesto de capellán de coro, aunque también asumiría consecutivamente cargos de canónigo de oposición y presidente del Cabildo. En el Colegio Seminario desarrolló distintas funciones, desde educativas a las de organización.

En mayo de 1935 es nombrado obispo de Almería, puesto que asumiría el 16 de junio. Su vida duraría un año más, tiempo que ocupó en mostrar, enseñar y fortalecer a través de sus misas a los fieles y feligreses almerienses la doctrina cristiana.

Los albores de la Guerra Civil trajeron su fin. En sus comienzos el obispo de Almería estaba en Granada y a su vuelta la sede del Obispado fue ocupada y él se vio obligado a alojarse en casa del vicario. Desde ese momento, 22 de julio de 1936 y hasta la noche del 30, los acontecimientos fueron penosos. Rehusó marchar de la capital almeriense, como fue invitado por unos británicos, manteniéndose al frente de la Iglesia en la provincia. Fue, junto con el obispo de Guadix y otros sacerdotes, considerado preso político. El día 30 fue asesinado.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es