JESÚS DE PERCEVAL
Artista

Un hombre completo para las artes, como fueran otros en pleno Renacimiento italiano, resultó Jesús de Perceval, nacido en 1915 y fallecido 70 años después. De pequeño se le conoció su habilidad con el pincel y el lápiz. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios, se matriculó en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y sería conocedor de tendencias, estilos y etapas de la cultura y el arte universal. En 1934 obtuvo la primera medalla de oro de la Exposición Regional de Andalucía y en el 36 le dieron la primera medalla de oro de la Exposición Internacional de París.
El movimiento indaliano que él lideró y que surgió en los años cuarenta de las tertulias con Celia Viñas, Juan Cuadrado Ruiz o Gómez Abad, entre otros intelectuales, constituye su gran aportación.
Esta corriente se volcaba en las raíces de la tierra desde una perspectiva global, promulgando la importancia de Almería como origen de culturas prehistóricas e incluso la cristiana, teniendo en cuenta y como base de su movimiento el Indalo y la presencia de San Indalecio en Almería. Jesús de Perceval abanderó este movimiento que en 1947 se presentó en Madrid, en el Museo de Arte Moderno, logrando una gran respuesta y éxito. Un año después Jesús de Perceval y otros pintores son invitados a participar en el IV Salón de la Once. En la década de los 50 el pintor indaliano reside en la capital de España y expone en Munich, Roma, Chile, París, Argentina y Bolivia.
En 1951 participa en la I Bienal Hispanoamericana y su obra La degollación de los inocentes despierta gran expectación.
Perceval fue también escultor, imaginero y alfarero entre otras. Es autor del monumento de San Francisco Javier en Tokyo, de la fuente de los Peces de Almería y el retablo de la Piedad y San Indalecio de la Catedral.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es