JOSÉ DURBÁN OROZCO
Poeta

Poeta sentimental, que ahondaba en el interior y tenía un padecimiento constante por la vida vivió apenas 56 años. Nació en Salamanca en 1865 y moriría en 1921 en Almería. Era hijo de un ingeniero de caminos y nieto del político Ramón Orozco, era el primero de siete hermanos. Pasó su infancia con idas y venidas de un lugar a otro por los constantes traslados de su progenitor. Con la muerte de su padre, en 1878 comienza a escribir: Sus primeras piezas se las dedica a su madre en su compromiso de ayudar en la familia, según explica J. Martínez Romero.

Su desasosiego lo plasmó en toda su obra a lo largo de su vida. Inició estudios de Derecho en Granada y Madrid, que después abandonaría. En ese tiempo estaría influenciado por Bécquer, Campoamor y Espronceda. Escribía por entonces al amor, pero con un sentido dramático. Con anterioridad se había dado a conocer como poeta en 1889 en el semanario La Ola. Colabora con otros poetas almerienses en varias publicaciones, con aportaciones poéticas como los 24 sonetos incluidos en una colección de la Crónica Meridional. En 1896 se establece definitivamente en Almería. José Durbán era partícipe frecuente de la sociedad la Trastienda que se reunía en la librería de Fernando Estrella.

Entre su obra poética se encuentra Tarde Gris que fue escrita en el año 1900. Antes vería la luz Afanes eternos, de un gran pesimismo y La Sombra. Más adelantado el siglo José Durbán creó A Paco Villaespesa, de 1912, y Lebonina de 1916. Sólo el nacimiento de su hijo le propició cierta vitalidad plasmada en sus creaciones.

En sus últimos años hubo de ser internado en un psiquiátrico madrileño, aunque murió años después de artioesclerosis y ya de regreso a la ciudad de Almería.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es