JULIO VISCONTI
Pintor

La acuarela es la herramienta básica de trabajo de este artista, soltero, que a sus 77 años, sigue aportando a la pintura al agua un estilo diferente.

Nació en Fiñana e inició sus estudios artísticos en la Escuela de Artes de Almería con Juan Cuadrado Ruiz, en 1945. Se traslada a Madrid, donde añadió a su currículo la escultura de la mano del veterano y laureado maestro valenciano Ramón Mateu Montesinos, quien, según reconoce el propio pintor, ha transmitido una gran influencia en su obra profesional.

En 1962 tuvo su primer en-cuentro con la acuarela. Y de ahí surgió el amor, dejando de lado otras aficiones como la escritura.

Los años setenta fueron de plenitud creativa, con una pintura al agua sólida, y desprendiendo una luz cegadora, la misma que muestra en sus paisajes de pueblos, marinos, puertos y casas del barrio de La Chanca.

A principios de los años sesenta ingresa en la Agrupación Española de Acuarelistas, donde se dedicó a practicar incansablemente esta técnica pictórica.

En 1972 fue becado por la Dirección General de Sahara, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, para pintar en el territorio sahariano. En éste y otros trabajos, Julio Visconti es capaz de mostrar a la luz el alma del paisaje, otra característica de sus cuadros, ya sean urbanos o camprestres. Julio Visconti se ha ganado un puesto de primera fila en la acuarela en España, y no sólo es una frase, sino que se corrobora por la infinidad de premios. De esta manera, se pueden destacar, entre otros, el Primer Premio de Acuarela de Pintores y Escultores de Africa (Madrid, 1966), Premio del Primer Salón de Pintura Almeriense (1970) y el Premio Nacional de Acuarela (Valladolid, 1974). Sus cuadros se encuentran en destacados museos, y ha realizado multitud de exposiciones.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es