LAURA NIETO OLIVER
Cantante

Nada más comenzar el siglo, en abril de 1907, en la localidad de Vélez Rubio nace Laura Nieto Oliver, quien sería hasta la mitad del siglo una gran y reconocida cantante, una destacada voz de la lírica española.

Laura Nieto crece niña ignorante de sus posibilidades vocales y son las monjas del colegio de la Inmaculada quien le descubren sus cualidades. En Madrid estudiará solfeo, piano y canto, destacando en todas las especialidades. Se estrena con la orquesta Sinfónica del maestro Fernández Arbós en 1920 y cosecha un éxito abrumador. Esto la lleva a actuar con la orquesta Filarmónica de su otro maestro, Pérez Casas.

Su intervención posterior en el Teatro Cómico, de la mano de otro de sus profesores, el de declamación, le reporta nuevos trabajos y un reconocimiento en el gremio que le lleva a subir al escenario del Teatro Eslava de Madrid durante toda una temporada con zarzuela.

A Barcelona llegará después y con el maestro Jacinto Guerrero viajará hasta Argentina y Uruguay. Allí será donde recibirá todos los beneplácitos de quienes dominan la lírica. Sus magníficas interpretaciones de Campanela, Las alondras y El huésped sevillano servirán de catapulta final.

En 1930, después de haber vuelto a España y obtenido gran éxito en varias representaciones, entra a formar parte del Teatro Lírico Nacional.

A Almería regresa en 1933, entonces se casaría con Rafael López García, del que enviudó en la Guerra Civil, al desaparecer éste. En ese momento retoma su vida artística y vuelve a Madrid cosechando de nuevo éxitos.

Su labor no acabó en los escenarios con el declive de su voz, sino que se dedicó en sus últimos años a dar clase de declamación en el Conservatorio de Madrid. Murió en 1989.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es