RUFINO SAGREDO ARNAZ
Religioso y botánico

La flora almeriense ocupó gran parte de la vida de este religioso, el Hermano Rufino que nació en Burgos en el año 1899 y llegó a Almería a mitad de siglo, en 1956, después de haber estado en numerosos colegios por toda España. Estudió y se licenció en la carrera de Filosofía y Letras. Una vez en Almería reparte su tiempo entre la docencia en el colegio de La Salle, en la capital, y su trabajo en el Instituto de Aclimatación, donde realizó el herbolario de la estación de zonas áridas.

Más de 1.300 excursiones por la provincia le facilitaron el conocimiento y el material suficiente para desarrollar su interesante labor de investigación sobre la flora que es propia a Almería. Todo su trabajo se centra en la observación directa. Fue en una de esas salidas cuando descubrió la existencia de unos restos de ballena habitantes de estas tierras en el Mioceno Superior y en el Mioceno Inferior, con unas edades de 26 y 17 millones de años. Estas ballenas son las únicas, junto con otras tres, descubiertas hasta el momento, siendo una de las halladas por el botánico de La Salle la más grande de las conocidas.

Los materiales vegetales y todos los datos recopilados por el Hermano Rufino constituyen la base del Museo de Ciencias Naturales de La Salle en el cual se trabaja aún con la preparación de los materiales a exponer. Es probable que esta labor se vea concluida el próximo año.

El interés que producía en el Hermano Rufino estas cuestiones le llevaban en más de una ocasión a escabullirse hacia el campo en horas de otras obligaciones, como el paseo o el rezo. Su libro La Flora de Almería, publicado por el Instituto de Estudios Almerienses, recoge gran parte de la sabiduría dentro del campo de la Botánica, que este religioso supo encontrar en la provincia.

El 29 de diciembre de 1991 falleció en Granada.

Almerienses del siglo XX | Redacción ideal.es