CULTIVO DE LA BEGONIA      (Apartados del 2.3 al 6.)

1.- GENERALIDADES.

2.- DESCRIPCIÓN Y CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA.

        2.1.- BEGONIAS DE FLOR.

        2.2.- BEGONIAS DE ARBUSTO.

        2.3-  BEGONIAS DE HOJA.

3.- REPRODUCCIÓN COMERCIAL.

4.- TÉCNICAS DE CULTIVO.

5.- PLAGAS Y ENFERMEDADES.

        5.1.- PLAGAS.

        5.2.- ENFERMEDADES.

6.- BIBLIOGRAFÍA

  

2.3.- Begonias de hoja.

En la cumbre de este grupo de especies y variedades ya casi innumerables de plantas de interior muy bellas se encuentra indudablemente el surtido de los híbridos de Begonia rex: B.rex, especie básica: conocida de los amigos de las flores de todo el mundo desde hace más de cien años, esta begonia real ya casi no se encuentra actualmente en su forma pura. Era una planta de los bosques de India Oriental, con gruesos rizomas y hojas ovadas torcidas, de hasta 30 cm de largo que, sobre un fondo de color negro-verde metálico presentaban en el centro una ancha franja plateada y los bordes de color rojo púrpura. Sus flores rosadas, no muy numerosas pero bastante grandes, aparecían a principios de verano. Del cruzamiento entre B.rex y la especie importada de Borneo B.diadema, poco cultivada también en forma pura, surgieron los híbridos Rex, mucho más adaptados al cultivo de interior aunque su floración y tamaño de las flores suele quedar en segundo término, detrás de la vistosidad de las hojas.

Algunas variedades de especial interés son la "Merry Christmas", de hojas castaño rojizo con bandas verdes, plateadas y rosas, y la "King Edward IV", con las hojas de color rojo púrpura con manchas rosadas.

Cuidados generales: bastante parecidos a los que deben dedicarse a las begonias arbustivas, pero su procedencia de las plurisilvas tropicales nos exige una mayor atención en le momento de escoger su lugar para colocarlas, que in ningún caso será soleado. Las ventanas orientas al norte, en una habitación no demasiado caliente (en las especies más robustas, la temperatura de invierno debe ser de 15-20 ºC), deben merecer nuestra preferencia. Período de crecimiento: febrero / marzo hasta principios de otoño; sin verdadero período de reposo pero en lo posible es mejor evitar el desarrollo de nuevas hojas durante la estación oscura. No debemos alarmarnos si la planta pierde una parte de sus hojas: estas pérdidas son recuperadas pronto si la planta está sana.

El riego debe ser con aguas de baja dureza (pH 4,5-5) a temperatura ambiente. Rociar sólo ligeramente, pues de otro modo aparecerían manchas en las hojas. Evitar siempre la sequedad de la tierra y del aire.

El trasplantado se realizará en primavera, según las necesidades; utilizar recipientes lo más anchos y bajos posible; tierra especial con un par de pedazos de carbón vegetal para desinfectar, depositar numerosos fragmentos de maceta en el fondo.

La multiplicación se puede realizar fácilmente por esquejes de hoja durante el verano. La Begonia rex se multiplica muy fácilmente por trozos de hojas de forma paralelepípeda, con la única condición de que cada trozo lleve como mínimo un nervio principal, o mediante hojas enteras a las cuales se les da unos pequeños cortes en los nervios principales y se coloca encima de un sustrato compuesto por turba y perlita. Para el enraizamiento la temperatura debe ser de 25-28 ºC, durante el cultivo, de 18-20 ºC, y en la fase de reposo invernal, de 15-16 ºC. Requiere abundante luz, pero difusa, no soportando jamás la insolación directa. Otras Begonias de hoja para cultivos de interior son:

-      Begonia crispula. Fue importada de Brasil en el año 1950. hojas redondas o arriñonadas anchas, de color verde brillante, con el haz asurcado y arrugado como las hojas de Peperomia caperata. Flores blancas por dentro y rosadas por fuera, pequeñas.

-      B.hydrocotylefolia. la begonia "sombrerillo de agua" (por el nombre de una planta palustre), desarrolla troncos terrestres reptantes de los cuales aparecen las hojas carnosas, prácticamente redondas, con pecíolos cortos. Los pecíolos aparecen en el centro u "ombligo" de las hojas. Borde de las hojas con vellosidad lanosa roja. Inflorescencias de hasta 20 cm de largo, flores rosadas. Planta de interior poco exigente.

-      B.imperialis. con híbridos como "Hildegard Epple" y "Marbachtaler", tiene vástagos reptantes y hojas aterciopeladas, de borde casi entero, primero de color verde esmeralda y más tarde pardusco. Muy hermosa.

-      B.manicata. con sus formas de cultivo "Crispa" y "Aureo-maculata" forma parte del surtido fijo de plantas de interior. En la parte superior del pecíolo foliar se observa una corona de cilios escuamiformes. También los nervios principales de las hojas presentan cilios. Flores pequeñas y rosadas en inflorescencias altas a partir de diciembre-enero y durante muchas semanas; en algunos casos pueden incluso desarrollar frutos.

-      B.masoniana. "la cruz de hierro" es una aportación muy bella e interesante de la jardinería de los últimos años, pero no tan adecuada al cultivo casero como sería de desear. Las hojas tienen forma de escudo torcido, son de color verde manzana y muestran una franja parda que recuerda a una cruz de hierro. Florece en primavera, flores modestas de color blanco verdoso.

-      Begonia hispida var. cucculifera, recibe también el nombre de "gallina y sus polluelos": sobre sus hojas, a lo largo de los nervios principales, aparecen hojas adventicias.

3.- Reproducción comercial.

Los tipos B. tuberhybrida y B. semperflorens se reproducen casi exclusivamente por semilla. Existen algunos tipos <<Elatior>> de semilla, pero la propagación vegetativa por esqueje de hoja o terminal es lo más frecuente, y se lleva a cabo en general por empresas especializadas.

La semilla de las begonias es diminuta. Los tipos B. semperflorens tienen unas 70.000 semillas por gramo, y las B. tuberhybrida y B. rex, alrededor de 50.000.

La germinación hay que hacerla en sustrato finamente tamizado de turba enriquecida y arena muy fina convenientemente humedecida y ligeramente comprimida para asegurar el buen contacto de las raicillas al germinar.

La siembra debe realizarse con algún procedimiento que asegure la uniformidad. Un procedimiento práctico es disponer de arena de cuarzo muy fina y mezclarla con la semilla, distribuyendo luego con un salero o similar.

Hoy en día se comercializa semilla pildorada para facilitar la siembra mecánica. Con los sistemas de plantel mecanizados, la producción se simplifica notablemente, necesitando un solo trasplante.

La germinación ocurre en 10-15 días en presencia de luz. Tan pronto como se produce, se debe empezar a pulverizar con una solución de nutrientes muy diluida. Si la siembra se ha hecho uniforme, las plantas pueden irse fertilizando gradualmente aumentando los niveles de luz, durante aproximadamente 1 mes, para repicar a macetas o bandejas multilóculos de 8-9 cm, donde se pueden ya comercializar o bien trasplantar a maceta de 12 cm para venta de plantas individuales.

Para la germinación de algunos tipos de B. tuberhybrida, puede ser preciso aplicar algo de luz suplementaria en invierno, para alargar el fotoperíodo y evitar la tendencia de las plántulas a paralizar su crecimiento.

Los tipos <<Elatior>> y <<Lorraine>> se propagan por esquejes de punta o, más generalmente, esquejes de hoja con pecíolo. Los esquejes de punta se emplean en algunas variedades y dan lugar a un tipo rápido de cultivo. Pero el sistema más extendido es el esquejado de hojas. El estado sanitario de las plantas madre es esencial, y a veces se recurre a técnicas complejas de saneamiento.

Un esqueje puede dar de 1 a 4 brotes adventicios, y se clasifican los planteles con arreglo a este número, obteniéndose plantas más o menos compactas según el número inicial de brotes.

Los esquejes de punta enraízan a 25 ºC en 2 semanas, en tanto que los de hoja emplean unas 5 semanas.

La B. rex se multiplica por segmentos de hoja procurando que la parte a enraizar contenga un nervio consistente. Hoy en día algunas casas comerciales ofrecen semilla de B. rex que permite la producción de un surtido más o menos consistente. Asimismo con las técnicas de propagación <<in vitro>> se pueden obtener con facilidad plantas sanas sin tener que recurrir al costoso mantenimiento de plantas madre.

En el caso de las Begonias x hiemalis, se han ensayado diferentes sustratos como soporte durante su crecimiento y regeneración en la reproducción <<in vitro>>. El mejor de los sustratos ensayados fue la vermiculita que se presenta como un buen sustitutivo del uso del agar como material de soporte (Tanimoto y Kagi, 1994).

El uso de la disminución de las temperaturas en el período de días cortos así como el uso de la interrupción de dichos días cortos mediante luz artificial influye notablemente en la elongación y floración de Begonia x hiemalis, lo cual nos permite continuar una producción adecuada con un poco de apoyo lumínico (Grindal, 1994).

La calidad de la luz durante la emisión de etileno por los discos de hoja y pétalo utilizados para la reproducción vegetativa es muy importante también. En estudios realizados para la variedad Begonia x hiemalis, se observó que la producción de etileno se puede controlar, reduciéndose así el efecto de envejecimiento, a través de luces blancas o rojas, las cuales inhiben la formación de los estimuladores de la formación del etileno en hojas (Rudnicki et al, 1993). Del mismo modo se han estudiado para esta variedad el efecto de la alternancia de temperaturas, nivel de radiación, fotoperíodo y duración de los días y la calidad de la luz en la morfogénesis, crecimiento y floración (Myster, 1999).

4.- Técnicas de cultivo.

El mejor sustrato para la mayoría de las begonias es una mezcla de turba, cortezas y arena en relación 2:2:1. También puede utilizarse el sustrato <<tipo>>. El pH debe estar entre 5,5 y 6. debe proveerse de abono completo con microelementos a razón de 2 gramos por litro.

Una vez las raíces se hayan establecido en la totalidad del sustrato, la fertilización constante a razón de 150 ppm de un abono de equilibrio 2:1:2 es aconsejable; cuatro semanas antes de la venta, se debe cambiar a un equilibrio 2:1:3.

Las plantas que florecen en días cortos deben ser sometidas a ese tratamiento artificialmente en verano si de desean las ventas de otoño.

La temperatura para que las plantas respondan en todo momento debe estar entre 18 ºC y 26 ºC. Por encima  y por debajo se presentan problemas.

El exceso de crecimiento o alargamiento de entrenudos en primavera, en algunas variedades, puede controlarse con clormecuat a 1500 ppm.

El enriquecimiento de la atmósfera a 1000 ppp de CO2 permite incrementar notablemente los rendimientos, aparte de poderse cultivar a temperaturas más elevadas.

Se están usando igualmente inhibidores del etileno producido por las plantas durante su senescencia con el fin de controlar mejor la caída de las flores, caída de hojas (Serek, 1994).

Los sistemas de producción varían mucho de unos tipos a otros, pero en resumen serían:

-      Begonia semperflorens. Se produce en bandejas multilóculo para jardinería o en maceta individual. En el primero de los casos emplea de 15 a 18 semanas desde la siembra a la venta (generalmente primavera) y en el segundo caso emplea unas 20 semanas. En el primer caso se comercializa en macetas de 8 cm y en el segundo caso en macetas de 10-12 cm.

-      B. tuberhybrida. Los tipos multiflora como <<Non Stop>>, <<Memory>>, etc., siguen similar proceso al anterior, pero emplean aproximadamente unas 2 semanas más en terminarse. Estas variedades tienen problemas de conservación de la flor en los hogares y en el trasplante. Parece ser que el tratamiento con tiosulfato de plata puede mejorar notablemente la capacidad de retención de flores en la fase de comercialización y disfrute. Este tipo de begonias se ven muy afectadas por el fotoperíodo, así, se están ensayando para conseguir controlar la floración a través de la exposición a días cortos artificiales después de la germinación (Karlsson y Werner, 1999). Estudios recientes tratan de conseguir la reproducción de esta variedad a partir de trozos de hojas y peciolos. Los ensayos demuestran que las plantas se desarrollan bien, no mostrando alteraciones morfológicas (Nakano et al, 1999):

-      Begonia <<Elatior>> y B. <<Lorraine>>: en estos tipos el tiempo de producción depende de la variedad y la época del año. Los tipos de pequeño porte se sitúan en maceta de 9 cm, en tanto que las de medio y grande se sitúan en macetas de 12-14 cm, según tengan de 2 a 4 brotes o la época sea primavera u otoño. Algunas plantas muy ramificadas se pueden situar en maceta de 16 cm.

-      B. rex: esta planta puede cultivarse desde maceta de 9 cm, en lo que emplea unas 12-14 semanas. Todo ello partiendo de plantas formadas procedentes de semilla, cultivo de tejidos o esqueje de hoja.

5.- Plagas y enfermedades.

5.1- Plagas.

Casi todas las plagas de invernadero pueden atacar a las begonias: ácaros, tarsonémidos, thrips, mosca blanca ( a los tipos <<Elatior>> y <<Lorraine>>), cochinillas (a B. rex). Con los tratamientos hay que tomar precauciones pues muchos organofosforados son fitotóxicos. Bemisia tabaci con frecuencia se desarrolla sobre el cultivo de begonia cuando las temperaturas alcanzan los 25 grados centígrados. Como métodos de lucha se están utilizando la combinación de métodos químicos y biológicos. Métodos biológicos como el uso de parasitoides, depredadores o incluso hongos patógenos de insectos (Fransen, 1994).

Los nemátodos pueden plantear asimismo problemas. Se deben emplear medidas sanitarias preventivas, y establecer un calendario de tratamientos en riego con productos a base de oxamilo u otro nematocida similar. También puede aplicarse aldicarb en gránulos, con las consiguientes medidas de precaución para las personas. Exigen la desinfección de las mezclas de tierra y la selección de las plantas madres.

5.2.- Enfermedades.

-      Criptogámicas.

o       Botrytis. Los ataques de este hongo se reconocen por la formación de manchas pardas en las zonas blandas. Se controla evitando los excesos de humedad, ya sea en los riegos o en el ambiente, espaciando las plantas y garantizando la aireación. Se tratará, caso de aparecer ataques, con benomilo o TMTD.

o       Oidio. Se trata del Oidium begoniae. Aparecen manchas blanquecinas que acaban tornándose pardas. Se puede tratar con benomilo, triforina o dinocap, acompañados de una reducción de la temperatura.

o       Podredumbres de la raíz. Pueden ser causadas por diversos patógenos, Phytophthora cryptogea, Rhizoctonia solani, Thielaviopsis, Pythium debarianum, Botrytis cinerea, hongos que causan la putrefacción de las jóvenes plantas obtenidas por enraizamiento.

-      Bacterianas.

o       Xanthomonas. Esta bacteria, Xanthomonas begoniae, causa serios problemas, siendo objeto de atención prioritaria de los multiplicadores de esta planta. Provoca la putrefacción de los esquejes de tallo y de hoja. Los síntomas son unas manchas aceitosas en las hojas que se extienden rápidamente. Deben eliminarse inmediatamente las plantas sospechosas de infección. Se tratará con productos que contengan cobre y/o antibióticos, desinfección del suelo con vapor.

o       Agrobacterium tumefaciens. Que ataca a las raíces formando protuberancias.

o       Corynebacterium fascinas. Que forma agallas sobre hojas y raíces.

-      Enfermedades por virus. Se trata del virus 3 del tomate, que se manifiesta sobre las hojas con la presencia de pequeñas placas amarillas. La selección de plantas es la base del control de los virus.

 | Página Anterior |





Copyright infoagro.com. Todos los derechos reservados