Topónimos y Gentilicios de Granada

Origen y explicación de todas las localidades de la provincia

Dime de dónde vienes y te diré quién eres

María Victoria Fernández | GRANADA

Geógrafos, historiadores o lingüistas han tratado, desde sus diferentes especialidades, encontrar respuestas al complejo mundo de la toponimia, una ciencia que no sólo nos ofrece una explicación al por qué del origen y significación de muchos nombres de nuestra geografía sino que, además, aporta una cuantiosa información sobre la mentalidad, cultura o lengua de un determinado pueblo o país.

Desgraciadamente, no es fácil rastrear el origen de todos los nombres pues algunos de ellos se mantienen indescifrables para los investigadores. No es, desde luego, el caso de Granada, donde se ha trabajado sobre un 90% de los topónimos encontrándoles un posible significado ya sean de origen árabe, latino, íbero, fenicio y hasta romance, lengua 'popular' que fue transformando términos de diferentes culturas y creando nuevos sonidos y grafías, a veces, por una simple asociación de ideas o conceptos.

En cualquier caso, todas las culturas que se han asentado en Andalucía desde tiempos prehistóricos han dejado su impronta aunque, desde un punto de vista lingüístico, la mayor influencia se recibió del latín, muchos de cuyos términos se arabizaron o mezclaron llegando así hasta nuestros días. En Granada tenemos muchos ejemplos. Uno de ellos es el Deifontes ('Dar al-Funt') un topónimo híbrido formado por la voz árabe 'Dar' ('casa, caserío') y por la latina 'Funt' ('fuente') aunque otros muchos ni tan siquiera sufrieron esta fusión de términos sino que, simplemente, los árabes lo adaptaron del latín a su propia lengua ('Cubella'='Quballa'= Cubillas).

Por eso, para dar como seguro el significado del nombre de un lugar no basta con una simple suposición sino que hay que rastrear en las fuentes documentales escritas para hablar de una etimología cierta.

Estas fuentes nos señalan que, actualmente, un 51% de los topónimos granadinos han llegado hasta nuestros días procedentes del árabe, según afirma Mª Carmen Jiménez Mata a partir de las 303 voces documentadas que registra en su obra 'La Granada islámica'. La mayor presencia de toponimia musulmana se encuentra en Granada-La Vega, mientras que una mayoría de topónimos no árabes se concentran en la comarca de Los Montes, muchas de cuyas localidades nacieron en el siglo pasado a concuencia de la Desamortización y la consiguiente ampliación de las tierras cultivadas y, sobre todo, en la Hoya de Guadix-Baza-Marquesado, una de las zonas periféricas más alejadas del centro territorial y, por tanto, más expuesta a una continúa modificación de sus fronteras por las incursiones de diferentes pueblos.

En la Alpujarra, el fenómeno ha sido muy distinto respecto a otras áreas de la geografía granadina pues su histórico aislamiento como zona montañosa, ha hecho que perduren en ella toda una serie de topónimos cuyos nombres se pierden en la memoria del tiempo.

Página Siguiente »

Un rasgo una localidad

La mayoría de los topónimos granadinos hacen referencia a un rasgo distintivo del lugar aunque predominan aquellos que dejan constancia de alguna de las características físicas de la zona donde se ubican. Entre los más frecuentes figuran.

• Los que evocan el agua por su ancestral importancia para la agricultura y la supervivencia de la población (corrientes naturales, manantiales, fuentes, etc.): (Alhama de Granada, Alicun de Ortega, Bubión, Caniles, Deifontes, Dílar, Gabia, Guadahortuna, Guadix, Gualchos, Jete, Lanjarón, Lancha de Cenes, Cenes de la Vega, Padul.

• Relieve o configuración del terreno (montes, accidentes del suelo, o aspecto físico): (Alcudia, Algarinejo, Alpujarra, Arenas del Rey, Atarfe, Capileria, Campotéjar, Cijuela, Cogollos (Vega y de Guadix), Cúllar (de Baza y de la Vega), Charches, Gor, Los Guájares, Güejar Sierra, Gorafe, los Huétor (Santillán,Tájar y de la Vega), Lújar, Montillana, Montefrío, Otura, Trevélez, Nívar, Zújar).

• Los que han heredado el nombre de alguna tribu o antiguo propietario: (Alhendín, Armilla, Benamaurel, Cacín, Pulianas, Chauchina, Churriana, Maracena, Purullena, Talará, Vélez de Benaudalla.

• Pueblos que hablan de flora espontánea, plantas cultivadas, arboricultura, huertos o instalaciones agrícolas: (Alamedilla, Albolote, Albuñol. Albuñuelas, Almegíjar, Cortes, Baza,Galera, Lecrín, Lentejí, Motril, Otívar, Pampaneira, Murtas, Pinos Genil, Pinos Puente, Píñar, Polopos, Torvizcón, Laroles).

• Los relativos a caminos y puntos de comunicación: (Beas, Bérchules y Diezma).

• De la ganadería, pastoreo o especies animales: (Bácor, Dehesas, Colomera, Calicasas, Lugros, Poqueira, Zafarraya).

• En relación a la minería o calidad física del terreno: (Darro, Ferreira, Láchar, Lanteira, Válor).

• Con referencia a algún tipo de comercio, oficios o profesiones: (Alfacar, Cájar, Cádiar, Fornes y La Malahá)

• Términos con un significado militar: (Albuñol, Calahorra, Castril, Jun, Iznalloz, Torre Cardela, Castilléjar, Moclín).

• Y aquellos otros que nos remiten a la religión: (Aldeire, Monachil, Montejícar, La Zubia, La Rábita, Rubite y Ogíjares).

gentilicios y topónimos de granada | Redacción ideal.es