ENRIQUE VILLAR YEBRA
Pintor (1922-2001)

Nació en Granada el día 9 de noviembre de 1922, en la albaicinera placeta de Carvajales. A los cuatro años de edad comenzó a sentir su vocación por el dibujo. La afición a dibujar paisajes y temas ferroviarios vienen a motivarlo desde pequeño; así, el carmen del Mauror y la estación de ferrocarril constituían para él observatorios entrañables en los que se inicia en el arte del trazado y la silueta. A los quince años manifiesta su inclinación por la música, integrándose en la banda de las escuelas del Ave María donde desarrolló sus estudios de saxofón.

En la escuela de Artes y Oficios fue alumno de dibujo artístico de Joaquín Capulino, al mismo tiempo que asiste a las clases de dibujo con modelo del natural en el Centro Artístico, donde, en 1941, realiza su primera exposición individual con el tema "Paisajes de la Alhambra y el Generalife". Tras una segunda exposición también en el Centro, ingresa en la escuela superior de Bellas Artes de Sevilla. Trasladado a Barcelona, expone en ella en 1949. Allí trabajó como dibujante e ilustrado de novelas e historietas, aprendiendo simultáneamente con el maestro Miguel Farré, si bien Yebra se reconoce más influenciado por Gómez Mir, Turner y Branglwin.

En otros aspectos de su vida, ha sido guía e intérprete de la ciudad de Granada y columnista en los periódicos y revistas granadinas durante más de veinte año.

Es autor de varios libros, livianos y simpáticos, sobre nuestra ciudad, su Granada natal. Algunos de sus títulos son: El Albaicín, Guía de Granada, El casco antiguo de Granada, además de ser autor de varias obras de tema ferroviario, como Atención al Tren. Su última obra "recopilatoria" vio la luz en 1998, su título es, "Granada Insólita". A lo largo de su vida ha recibido distintos galardones.

Granadinos del siglo XX | Redacción ideal.es