ANTONIO MARÍN OCETE
Rector de la Universidad (1900-1972)

Nacido el 20 de abril de 1900 en Jun, pequeña localidad de la Vega granadina, su vocación se perfila claramente hacia los estudios de Letras, que culmina con veinte años al obtener su Licenciatura. Inicia entonces una carrera profesional que iba a ser rápida y brillante en lo que a ascensos se refiere. Profesor auxiliar, catedrático de Paleografía y Diplomática en 1925.

Responsable durante unos años de las publicaciones de la Universidad, cuando en 1930 se celebra en La Habana el Congreso Internacional de Universidades, él será el encargado de representar a la de Granada. Nombrado vicerrector al año siguiente, poco más tarde ocupa el rectorado en una primera etapa que no fue en exceso larga, pero sí cuajada de iniciativas.

La segunda y definitiva llegaba en julio de 1936, con un nuevo mandato que en este caso sí iba a ser dilatado. Y fructífero. Años que definen algunos de los rasgos que caracterizarán por mucho tiempo a la Universidad de Granada. La labor de gobierno la alterna con su propio trabajo investigador. Por entonces ha sido nombrado correspondiente de la Real Academia de la Historia, formando parte también de la de Bellas Artes de Granada.

En 1951 cesa en el rectorado, lo cual no supone el fin de una actividad directiva, que sigue ejerciendo desde el decanato de Letras. Desde otros cargos también en instituciones públicas o privadas. La jubilación le permite un mayor tiempo para su obra y La Universidad le hace entrega de la Medalla de Oro, en agradecimiento a su gestión. Dos años más tarde -1972- moría Antonio Marín Ocete, siendo enterrado en su pueblo de Jun.

Granadinos del siglo XX | Redacción ideal.es