MATILDE CANTOS FERNÁNDEZ
(1898-1987)

La sin par luchadora Matilde Cantos nació bien situada y murió paupérrima. En su largo y penoso camino desarrolló una incansable labor por la justicia social y por la libertad. Nació en la calle Alhóndiga de la capital granadina el 20 de septiembre de 1898.

Tuvo, en el señorial barrio de la Magdalena, una infancia y una juventud regaladas; pero las ideas izquierdistas del padre pudieron más en su formación ideológica que las comodidades y los placeres. Fue rompedora de moldes trasnochados y contestataria de los privilegios reservados a los varones. Tras un matrimonio fallido, su espíritu activo y progresista la lleva a Madrid para independizarse. Hizo Psicología, especializada en Criminología, y se graduó en Ciencias Penales. Afiliada al Partido Socialista Obrero Español, desplegó durante la Segunda República una incesante actividad informativa y propagandística en favor de la libertad y la democracia.

En 1933 se integró en el Comité Nacional de Mujeres contra la guerra y el fascismo y luchó denodadamente al lado de mujeres como Dolores Ibárruri y María Lejárraga. En 1938, en plena guerra civil, fue nombrada Directora del Instituto de Estudios Penales y desde ese puesto ejerció también de Directora General de Prisiones. En 1939 se exilió y vivió en Méjico, en donde desempeñó una gran labor social. Volvió a Granada en abril de 1968 y vivió pobremente en humildes pensiones. Murió en Fuentevaqueros el 24 de noviembre de 1987.

Granadinos del siglo XX | Redacción ideal.es