El Generalife, el Yannat al-arif de tiempos nazaríes funciona como un lugar de retiro y descanso, un palacio de verano que se sitúa en la lader del que se conoce como cerro del Sol. En realidad, la parte más importante del conjunto la constituyen sus jardines ya que sus edificios no son comparables al resto de los palacios nazaríes y evidencian el caracter íntimo y privado de su uso. Donde sí se alcanza un nivel insuperable en calidad constructiva es en el tratamiento de un elemento arquitectónico que se convierte en la pieza maestra de los jardines, el agua y los deseos que en los sentidos despierta. Sea el ruido de las fuentes que es siempre constante pero nunca monótono, sea el frescor que inunda los rectangulares patios como el de la Acequia, sea el color de la luz que se filtra o se refleja. O sea, simplemente el olor del jardín en la exuberante primavera y la sombra de sus árboles en verano.

 

Historia de la AlhambraHistoria de la AlhambraGeneralifeGeneralifeLa AlcazabaLa AlcazabaDe noche en la AlhambraDe Noche en la AlhambraPalacios NazaríesPalacios Nazaríes