ideal.es
 Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO TUS ANUNCIOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
MONUMENTOS DE GRANADA
CATEDRAL 
La catedral como conjunto
Origen de la Catedral
La necesidad de integrar en la nueva monarquía una sociedad formada varias religiones, culturas y costumbres diferentes provoca que se desarrolle un amplio programa de construcciones que "cristianizara" el tejido urbano de la ciudad musulmana. Así la ciudad se irá llenando de iglesias, conventos o edificios civiles que irán dibujando un plano adecuado a la nueva mentalidad más occidental y, sobre todo, más cristiana de los nuevos granadinos.
La Capilla Real
El núcleo del conjunto catedralicio se inicia con la construcción de la Capilla Real. En el año 1504 se comienza a diseñar la Capilla Real, un espacio que, como otros del siglo XVI en la ciudad, se convierte, por su impacto visual y simbólico, en un emblema de la política de la monarquía hacia Granada, que curiosamente se construye en gótico cuando ya hacía tiempo queen Castilla se había usado el renacimiento con notable éxito por los mismos reyes.
   
El edificio principal
El inicio de las obras y sus primeras cimentaciones debidas al maestro Egas, siguen siendo un oscuro mundo de hipótesis. La verdad es que el trabajo importante lo realiza más tarde Diego de Siloé, el gran inspirador del renacimiento en Granada, junto a Lorenzo Vázquez y no está claro hasta qué punto lo hecho por su predecesor gótico alteró o determinó el desarrollo posterior de las obras. El objetivo de Siloé era construir un espacio absolutamente renacentista, a la romana como se decía en la época. De un lado, una planta basílica de cinco naves, un simple cajón rectangular que en sus formas nos evoca las humildes construcciones del primer cristianismo.
Teatralidad barroca
La construcción de la fachada por Alonso Cano en 1667, ya en pleno periodo barroco, termina de proporcionar su personalidad específica al conjunto. Contemplando con detenimiento esa especie de magnífico retablo barroco o telón teatral, que es su fachada principal, podremos descubrir, entre otras cosas, cómo la plaza que se sitúa frente a la fachada rebaja su altura en relación al resto del conjunto, poniendo de manifiesto la importancia que en el XVII se concede a la arquitectura como escenografía teatral en el permanente espectáculo cotidiano cívico-religioso de la majestuosa ciudad barroca.
 
Vocento