EDUARDO GARCÍA MAROTO
Cineasta

Jaén, 1903-Madrid, 1989. Es el pionero del cine español. Quiso ser ingeniero, pero abandonó sus estudios por el cine. En 1.923 ingresó en «Madrid Films» donde hizo de todo. De ésta época, llena de ilusión, son sus películas «Las de Méndez» y «Viva Madrid que es mi pueblo». Con la llegada del cine sonoro se trasladó a los Estudios Bobis de Paris. Entró en contacto con un mundo variado, llenos de sugerencias, que influyó en su vida. Fue nombrado montador-jefe de la CEA. En 1.934 ya era director. En 1.935, contratado por Cifesa dirigió el cortometraje «La hija del penal». Durante la Guerra Civil española, y algún tiempo después, trabajó en Portugal. Hizo, para el Ejército, en 1.945. una comedia de capa y espada «La mantilla de Beatriz» y, en 1961, las «Aventuras de Don Quijote». Su aportación al cine español es realmente interesante y espléndida desde los ángulos del humanismo, la política, lo social, etc. y en los aspectos técnico y artístico. Colaboró estrechamente con figuras como Valeriano León y Miguel Mihura. En teatro montó «Los Amantes de Teruel» y dejó constancia de su maestría en el arte escénico. Destacó como crítico teatral y de cine. Escribió mucho en «ABC» de Madrid y con el seudónimo de «Marisa Barba» hizo deliciosas páginas de humor en el «Hermano Lobo».

Jienenses del siglo XX | Redacción ideal.es