FRANCISCO CEREZO MORENO
Pintor

Villargordo, 1919. Vive de siempre en Jaén. Aprendió a dibujar en la Escuela de Artes y Oficios. Pensionado por la Diputación amplió estudios en Madrid, a partir de 1947. Luego en 1958 ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, de Sevilla. Es un clásico de la pintura en nuestro tiempo.

Destaca por sus retratos, paisajes serranos y bodegones en una buen combinación de luz y color. Sus bodegones están en la más pura tradición barroca y consigue con ellos una gran perfección. Dibujante de monumentos, castillos y atalayas de Jaén se alzó con el Primer Premio de la Exposición Nacional del Ayuntamiento de Jaén (1958) y la Medalla de Oro por su Cuadro «Aceituneros» en la Primera Exposición de Andalucía (1961). Ha expuesto sus obras en Nueva York (1968) y en numerosas ciudades.

Consejero del Instituto de Estudios Jienenses, miembro de los Amigos de San Antón, Jiennense del Año (diario «JAEN»), Olivo de Oro de los Poetas Jienenses, Hijo Predilecto de Villargordo donde hay un museo con lo más representativo de su obra.

Ha hecho restauraciones para varios templos y monumentos de Jaén, Cáceres, Fuensalida, Sevilla, Huelva, Logroño, Cuenca, Granada, Valladolid... Tiene varias publicaciones de sus dibujos, entre ellas «Mis cuadernos de dibujo» (Instituto de Estudios Jienenses, Jaén, 1981) y «Castillos y atalayas del Reino de Jaén», (Jaén, 1989). en colaboración éste último con Juan Eslava.

En sus retratos ha captado el alma de las gentes de los ámbitos rurales de una forma admirable.

Jienenses del siglo XX | Redacción ideal.es